feminismo

Sobre mi forma de escribir: A partir de ahora, en femenino

¡Hola a todas!

Llevaba un tiempo queriendo escribir este post, porque de alguna forma me siento un poco rara escribiendo posts y siempre dudando del género que quiero utilizar para ello.

He llegado a una conclusión que creo justa con mis principios. Y es que voy a escribir en femenino. Y no he decidido esto a raíz de la polémica de las portavozas (aunque un poco sí que me ha animado a dar el paso). Lo hago por coherencia con lo que soy, digo, pienso y quiero.

femenino

Así que, por favor, si alguien se molesta -especialmente mis lectores masculinos por no sentirse incluidos- que no se lo tomen a mal, no lo hago con esa intención.

Simplemente quiero utilizar el lenguaje a mi favor, entiéndase también como a mí me de la gana. Al mío y al de las miles de mujeres que aún en países desarrollados, donde tenemos el derecho de poder vestirnos como queramos, maquillarnos o no, tener hijos o no, o hacer con nuestro cuerpo lo que nos de la gana, todavía estamos silenciadas. En muchos aspectos.

No quiero que esto pase aquí, en mi blog. Basta de silencio.

Y esto solo se cambia actuando. Si no hacemos por cambiar las cosas, nunca cambiarán. Yo sé que el hecho de escribir en femenino, utilizando el lenguaje a mi libre albedrío, no va a cambiar nada a corto plazo. Pero si sirve para dar voz a alguna mujer que lo necesite, para buscar la conexión y la comunidad de alguna mujer que se sienta silenciada, valdrá la pena. Mira por ejemplo el caso de las abreviaturas en el móvil. Hoy hasta mi abuela escribe q, aunq, tp, etc. Y no se acabó el mundo, simplemente se evoluciona por falta de espacio, ¿no?

Pues yo quiero que evolucionemos por falta de inclusión. Y sí. Me saltaré las leyes de la gramática, me pasaré por el forro a la RAE y todo lo que ustedes quieran. Pero creo que es lo correcto y lo que tengo que hacer. Podría enrollarme infinito y escribir páginas y páginas, pero quiero ser breve y concisa. No quiero batallar con nadie. No lo necesito. Además, hay mujeres que ya lo han descrito y escrito muy bien, como Deb en su página. Así que si quieres profundizar al tema, echa un ojo aquí (yo me siento tan identificada con lo que escribe que a veces me bloqueo y me digo: “es que yo no lo hubiera dicho mejor, es exactamente lo que quería decir”).

Y sé que mis seguidores hombres no se van a molestar por ello. Simplemente porque no van a perder sus derechos, ni mi apreciación, ni por supuesto mi atención. Y seguro que están contentos de que empiece una iniciativa como ésta.

Porque mi objetivo es el contrario, pensar en la inclusión, en darle la vuelta al embudo. Si alguno se aleja, simplemente no era esta la página que buscaba. Chao. Lo siento. Pero si consigo acercar a las mujeres, darles voz, ese es mi verdadero objetivo.

Llevo muchos años trabajando con mujeres y a lo largo de ellos he aprendido una cosa: necesitamos sentirnos comprendidas, sentirnos oídas. Sentir que importamos para alguien y que contamos con representación real (más que el hecho de ser simplemente la mujer de aquél, el apoyo o soporte de Nosequién o la madre de Fulanita). De mujeres y para mujeres. Mujeres que entienden que las formas, el contenido y el mensaje importa. Y hacia ellas es hacia quién quiero dirigir mi mensaje. Porque lo necesitamos.

Y repito, no es mi intención que ningún hombre se sienta ofendido, te voy a recibir y tratar con el mismo amor y respeto que a cada una de mis lectoras, prometido.  Y si se siente ofendido pues repito, simplemente adiós. Te agradezco mucho que hayas llegado a mi página, pero se acabó nuestra historia. Porque de verdad, no puedo entender por qué un hombre puede molestarse por utilizar un femenino genérico, si no tiene nada que perder. Si la sociedad gira hacia y para ellos. Si todo el lenguaje, todas las leyes están escritas para ellos… No pueden ofenderse si empiezan a leer algo no dirigido a ellos en primera persona. Solo deben reflexionar y pensar en cómo nos sentimos las mujeres en nuestro día a día. En cualquier gestión que realizamos, en cualquier cartel o señal que leemos, en cualquier publicación o post que nos llega a diario a nuestro correo…

¿Empiezas a entender de qué hablo cuando la sociedad y las reglas del lenguaje nos marginan?

femenino

Eso es exclusión a gran escala. Así que, por una vez, abre tu alma y aprende a ver la vida desde el otro lado. Yo te voy a incluir en lo que escribo, solo que lo escribo en femenino. Para darnos voz, porque la tenemos. Para darnos representación. Porque la merecemos. Y para que, poco a poco, entre todAs, podamos darle una vuelta al sistema y dejar de tener miedo.

Espero que te guste la idea y no te ofenda. Y a partir de ahora, ¡RE-BIENVENIDA a mi blog!

Fotos de Death to Stock creative community.

Published by

Cristina

¡Hola! Soy Cristina y soy la responsable de que este blog tenga vida. Soy una apasionada de la nutrición, de la comida de verdad, de la cocina y de la vida activa, me apasiona el fitness y todo lo que conlleva sentirse bien, por dentro y por fuera. En este espacio podrás encontrar cualquier cosa relacionada con algún aspecto de la salud, especialmente me interesa la salud de la mujer, los trastornos hormonales (hablaré bastante de tiroides, ya que yo también lo padezco), dietas, diseño de menús y otras cositas que me parezcan interesantes y que estén relacionadas con lo anterior. Por supuesto, esto es un espacio vivo. ¡Así que puedes sentirte libre de participar y comentar lo que te apetezca! Si te apetece leer algo más sobre mi, puedes echar un vistazo en el menú superior "Quién soy". Bienvenid@ a Factoría de Salud y espero que disfrutes la lectura :)

Deja tu comentario :)