hongos

Reishi, shiitake, chaga, cordyceps y otros. Parte 1: Bienvenidas al mágico mundo de los hongos…

Existen culturas ancestrales que durante años se han beneficiado de las virtudes y el poder medicinal que los hongos aportan.

Aunque existen montones de especies de hongos, hoy sabemos que alrededor de 300 especies poseen propiedades medicinales. De hecho, los dos medicamentos farmacéuticos más reconocidos en el mundo, penicilina y estatinas, derivan del mundo fungi: Penicillum.

Y aunque hoy conocemos un poquito más de ellos,  el hecho de que se hayan puesto de moda de forma tan súbita hace que nos encontremos un poco perdidas y no sepamos muy bien de qué va el tema y si nos vendría, o no, bien consumirlos.

Si quieres ganar algo de claridad en cuanto a qué son los hongos medicinales, en qué se diferencian de los champis que te encuentras en el súper, cuáles son sus beneficios y cómo han de consumirse o adquirirse para aprovechar al máximo sus virtudes, ponte cómoda que a lo largo de este artículo y su continuación, vamos a descubrir todo lo que hay detrás de ellos.

hongos

El uso de hongos como medicina se remonta bastante atrás en el tiempo. Por ejemplo, en culturas como la  antigua China tipos de hongos como el Reishi y el Cordyceps eran tan valiosos que solo el emperador podía consumirlos debido a su efecto antienvejecimiento. ¡Larga vida al emperador!

 

Otro hallazgo interesante es el de un tipo de hongo encontrado en la momia del “hombre de hielo”, hace más de 5000 años. La investigación sugiere que el pobrecillo de Otzy padecía de parásitos intestinales y el hongo con el que lo encontraron resulta ser especialmente efectivo contra ese tipo de parásitos [1]. Curioso, ¿no?

En Japón su consumo también está bastante extendido, de hecho allí está aprobado el uso de las setas medicinales como parte de tratamientos médicos, en concreto cuando se trata de patologías crónicas o enfermedades degenerativas. Y es que los hongos tienen cualidades anti-inflamatorias, fortalecen el sistema inmune y ayudan a calmar el sistema nervioso, entre otras características como ahora veremos.

Y tú dirás, ¿y qué tienen estos champiñones de especial, para que sean así de buenos?

hongos
Photo by Andrew Ridley on Unsplash

Pues bueno, quizá te sorprenda descubrir que los hongos pertenecen a un reino totalmente separado del vegetal o el animal, aunque comparten un ancestro común con el ser humano que se remonta a 460 millones de años atrás. De hecho, compartimos alrededor del 30% de nuestro ADN con ellos. Mmmm… ¡Y ahora resulta que somos hermanas! Esto en parte explica los efectos que tienen los hongos para nuestra salud.

El hecho de que nos ayuden a regular diferentes funciones corporales hace que los describamos como sustancias, compuestos o alimentos “adaptógenos” o “modificadores de la respuesta biológica”.  Es decir, nos van a ayudar a que el cuerpo recobre su equilibrio y armonía biológicos, sobre todo cuando se encuentra sometido a altos grados de estrés.

hongos
Photo by Cole Hutson on Unsplash

Te pongo un ejemplo para que lo entiendas mejor. El té verde de Japón o “matcha” también es un adaptógeno, regulando nuestro sistema nervioso de forma que si estamos sobre excitadas va a reducir esa excitación, en su afán por encontrar un equilibrio biológico saludable; mientras que si nos encontramos demasiado abajo, actuará de forma contraria, con un efecto excitante, de nuevo, buscando el equilibrio.

Además, no tienes que preocuparte de pasarte con ellos ya que la gama de hongos y setas que utilizamos como alimentos, ingredientes o suplementos nutricionales a día de hoy se considera segura en la mayoría de circunstancias, pudiéndose utilizar tanto de forma aislada como en combinación con otros suplementos. De hecho, pueden utilizarse de forma continua sin mostrar efectos secundarios (refiriéndonos siempre a personas adultas sanas. Si estás embarazada (o estás intentándolo) o estás lactando, mi recomendación es que consultes con tu médico antes de tomar cualquier suplemento que contenga algún hongo o derivado).

Todas los setas contienen un nutriente extremadamente activo llamado betaglucano, particularmente efectivo para el sistema inmune. Sin embargo, cada tipo de hongo contiene su única combinación de compuestos que hará que tenga unos beneficios para la salud diferentes y característicos. De esta forma, el uso combinado de diferentes especies hará que disfrutemos de mayores beneficios para la salud que si los tomamos de forma aislada.

Y venga, vamos al lío ya con los que nos interesa. ¿Cuáles son los tipos más comunes y qué nos aportan?

Pues vamos a citar 6 clases, aunque como os digo, hay muchas. Sin embargo, me quiero centrar en los que cuentan con más estudios científicos y evidencia que los respalde.

MAITAKE (Grifola frondosa)

hongos
Maitake – www.iculinaria.es

El hongo maitake es una excelente fuente de betaglucanos. Como hemos dicho, estos refuerzan y modulan de forma bastante potente el sistema inmunitario [2]. Muchos estudios demuestran la habilidad que tiene el Maitake de aumentar significativamente el número de células NK (del inglés “natural killer”, o “células asesinas”), por eso se emplea generalizadamente en personas que necesiten reforzar su sistema inmune y en pacientes con cáncer [3, 4, 5].

REISHI (Ganoderma lucidum)

hongos
Reishi – www.saludcasera.com

Es mi preferido sin duda, ya que se le considera “el hongo mágico”, capaz de curar todas las enfermedades de forma rápida y eficaz y prolongar la longevidad [6]. Y aunque esto lo decían los chinos hace más de 3000 años, vamos a ver qué dice la ciencia sobre sus virtudes mágicas. Porque al parecer, el Reishi es realmente un hongo de acción rápida que ayuda a moderar reacciones alérgicas e inflamatorias, así como velar por una buena salud hepática y función respiratoria. ¡Una joyita! [7, 8, 9, 10]. Y espera que hay más, también ayuda a regular los niveles de glucosa sanguínea y de presión arterial. Y se ha empleado extensamente para aliviar el estrés, ya que ayuda a relajar el sistema nervioso y conciliar el sueño. De hecho, no extraña que se utilice ampliamente para ayudar a mantener una buena salud cardiovascular.

CORDYCEPS (Cordyceps sinensis)

hongos
Cordyceps – www.diggita.it

Este a lo mejor te suena porque en el vídeo juego “The last of us” es una cepa mutante de este hongo la responsable de infectar a los humanoides que van a atacarte todo el rato [11].

hongos
Cordyceps: Attack of The Killer Fungi – The Last of Us Edition

El Cordyceps se ha empleado tradicionalmente para aumentar la fuerza y la resistencia, por lo que su uso con atletas se está generalizando (mejora el rendimiento atlético consumiéndolo 45 minutos antes del entrenamiento), especialmente en personas mayores [12]. Admirado por la medicina tradicional China por su habilidad para mantener al corazón y los pulmones en buen estado, las últimas investigaciones se están centrado en determinar si potencia y ayuda a la oxigenación de los tejidos, aumentando el VO2 máximo (aunque de momento la evidencia es contradictoria) [13,14]; además, se ha empleado en pacientes con asma y otras enfermedades respiratorias [15]. Además, parece interesante su papel a la hora de reforzar la función renal e incluso para mejorar la función sexual. Otros usos tradicionales incluyen la regulación y el mantenimiento de la glucosa sanguínea (aumenta la sensibilidad a la insulina en las células) y el de tónico adrenal, es decir, tiene un efecto “adaptógeno” para mantener unos niveles energéticos adecuados a lo largo del día a través de su acción sobre las glándulas adrenales. Sin embargo, los últimos estudios se centran en el uso del Cordyceps como inhibidor del crecimiento de ciertos tumores y tratamiento alternativo o de apoyo contra diferentes tipos de cáncer [16, 17, 18].

SHIITAKE (Lentinula edodes)

hongos
Liliana Fuchs on Flickr

Quizá el hongo shiitake es el más conocido y estudiado, ya que se usa con frecuencia en platos típicos de la gastronomía asiática (si no los has probado, ¡están buenísimos! Yo los compro frescos aquí en Dublín, pero si no puedes encontrarlos tal cual, en algunas tiendas de alimentación asiática los venden secos) y además, por sus propiedades antioxidantes y antimicrobianas, está siendo estudiado como una alternativa a los antibióticos, debido a la cada vez mayor resistencia a los antibióticos a la que se enfrenta la comunidad médica y científica actualmente [19]. La medicina tradicional China y Oriental lo consideran un hongo multi-acción, ya que destaca por su papel en el mantenimiento de un buen sistema inmune, digestivo (modulando la inflamación intestinal) y hepático (optimiza la utilización de grasas como combustible, lo cual es interesante para la pérdida de peso y reduce los niveles de colesterol LDL). Parece también que reduce los efectos adversos de la quimioterapia en pacientes con cáncer [20, 21, 22, 23].

LION’S MANE (Melena de león, Hericium erinaceus)

hongos
Melena de León

Al igual que el resto de hongos, el Melena de León (tiene un nombre súper gracioso, no me lo podrás negar. ¡¿Y lo bonito que es, qué?!) destaca por su papel impulsor del sistema inmune, sus propiedades anti-inflamatorias, anti-tumorales y anti-envejecimiento [24]. Pero lo realmente interesante de él es que es el mejor para el cerebro y la función cognitiva. Ayuda a prevenir el Alzheimer y mantiene la concentración y el rendimiento mental a lo largo del tiempo [25, 26].

CHAGA (Inonotus obliquus)

hongos
Chaga

Si por algo destaca este hongo es por su rápida eficacia contra infecciones recurrentes (resfriados, bronquitis y el resto de infecciones respiratorias) [27, 28] y tratar la psoriasis. Además es una fuente potentísima de la enzima superóxido dismutasa (la enzima antioxidante más potente de nuestro organismo) [29, 30] y minerales esenciales.

¡Y hasta aquí la primera parte! Espero que te esté gustando el artículo y que estés aprendiendo cositas nuevas.

En la segunda parte veremos qué hay que tener en cuenta a la hora de adquirirlos, en qué se diferencian de las setas normales que encontramos en la tienda y cómo consumirlos para aprovechar al máximo sus propiedades.

Y… ¡ahora te toca a ti! Cuéntame, ¿has probado alguna de estas setitas? ¿Cuál fue tu experiencia? ¿Qué beneficios ibas buscando? Anímate y déjame un comentario ahí abajo, ¡me encanta leerte!

¡Hasta pronto!


REFERENCIAS:
[1] Iceman’s mushrooms key in Copper Age and today
[2] Effects of Maitake (Grifola frondosa) glucan in HIV-infected patients
[3] Effect of Maitake (Grifola frondosa) D-Fraction on the Activation of NK Cells in Cancer Patients
[4] Effects of Maitake (Grifola frondosa) D-Fraction on the carcinoma angiogenesis
[5] Antitumor effects of a water-soluble extract from Maitake (Grifola frondosa) on human gastric cancer cell lines
[6] The Sacred Mushroom “Reishi”-A Review
[7] Reishi, Ganoderma lucidum and Ganoderma tsugae: Bioactive substances and medicinal effects
[8] Studies on Bioactive Substances and Medicinal Effects of REISHI, Ganoderma lucidum in Japan
[9] Reishi or Ling Zhi (Ganoderma lucidum)
[10] Ganoderma Lucidum(Reishi) in Cancer Treatment
[11] The Last of Us – Wikipedia
[12] Effect of Cs-4® (Cordyceps sinensis) on Exercise Performance in Healthy Older Subjects: A Double-Blind, Placebo-Controlled Trial
[13] Effects of a commercial herbal-based formula on exercise performance in cyclists. // Cordyceps Sinensis (CordyMax Cs-4) Supplementation Does Not Improve Endurance Exercise Performance
[14] CordyMax enhances aerobic capability, endurance performance, and exercise metabolism in healthy, mid-age to elderly sedentary humans // CordyMax Cs-4 improves cardiovascular and metabolic capacity during exercise in highly-fit athletes
[15] The Scientific Rediscovery of a Precious Ancient Chinese Herbal Regimen: Cordyceps sinensis Part II
[16] Antitumor sterols from the mycelia of Cordyceps sinensis
[17] The Scientific Rediscovery of an Ancient Chinese Herbal Medicine: Cordyceps sinensis Part I
[18] Effect of Cordyceps sinensis on the proliferation and differentiation of human leukemic U937 cells
[19] An examination of antibacterial and antifungal properties of constituents of Shiitake (Lentinula edodes) and Oyster (Pleurotus ostreatus) mushrooms
[20, 21] Shiitake (Lentinus edodes), Shiitake (Lentinula edodes)
[22] Inhibition of Human Colon Carcinoma Development by Lentinan from Shiitake Mushrooms (Lentinus edodes)
[23] Immune-enhancing effects of Maitake (Grifola frondosa) and Shiitake (Lentinula edodes) extracts
[24] Chemistry, Nutrition, and Health-Promoting Properties of Hericium erinaceus (Lion’s Mane) Mushroom Fruiting Bodies and Mycelia and Their Bioactive Compounds
[25] Lion’s mane mushroom
[26] Activity of Aqueous Extracts of Lion’s Mane Mushroom Hericium erinaceus (Bull.: Fr.) Pers. (Aphyllophoromycetideae) on the Neural Cell Line NG108-15
[27] Antiviral Activity of Inonotus Obliquus Fungus Extract towards Infection Caused by Hepatitis C Virus in Cell Cultures
[28] Aqueous Extract from a Chaga Medicinal Mushroom, Inonotus obliquus (Higher Basidiomyetes), Prevents Herpes Simplex Virus Entry Through Inhibition of Viral-Induced Membrane Fusion
[29, 30] Comparative study of antioxidant activity and antiproliferative effect of hot water and ethanol extracts from the mushroom Inonotus obliquus // Antioxidant Activity of Subcritical Water Extracts from Chaga Mushroom (Inonotus obliquus)
Mushrooms – Grégoire Pesti

Comenzamos el RETO 3 meses, 3 bodas: Vegetarianismo. Semana 1

Bueno, bueno, bueno… ¿Empezamos? ¿Tenéis la nevera llena de verduritas? ¡Porque la mía está a reventar! Preparada para comenzar mi reto. Y si alguno se pregunta: “¿Por qué le ha dado a la loca ésta por elegir el vegetarianismo, como primer experimiento?”. Déjame decirte que porque estoy muy cerca de esta forma de alimentarse y entender la vida. Y si te soy sincera, siempre me ha llamado la atención y he tenido curiosidad  de llevar una dieta vegetariana.

Desde pequeña me he sentido muy cómoda consumiendo suficientes verduras (mi madre no consume carne, sí huevos y alguna que otra vez pescado) así que no era raro en mi casa que no se comiera mucha carne y que nuestros platos siempre contaran con una parte de verduras, cereales o legumbres.

Por otra parte, entiendo  que hay personas para las que sería imposible alimentarse así, en sus propias palabras “sería una tortura”…

Por suerte, para mí no. De hecho, tengo que confesarte algo: he elegido esta dieta la primera porque sé que que es la que menos trabajo me va a costar seguir y me apetecía dar el salto y prescindir de carnes y pescados durante un tiempo, a ver qué tal. Aquí en Irlanda la verdad es que tengo mucha suerte, porque las opciones vegetarianas están por todos lados y conozco a muchas personas que siguen este estilo de vida. Me siento en buen momento para pensar y sentir como ellos, me apetece.

Ahora bien, con mi problema de intestino irritable no va a ser fácil: hay alimentos vegetales, como las legumbres y las verduras crucíferas (coles, coliflores, etc.) que no me sientan nada bien. Uno de los puntos iniciales, si recordáis, es llevar una dieta equilibrada y lo más variada posible, y me da un poco de miedo que estos problemillas limiten un poco la variedad de la dieta… Paciencia que ahora te cuento cómo me ha ido esta primera semana.

Pues como me temía, la primera semana fue complicada. Tuve muchos problemas con gases, hinchazón y molestias intestinales, especialmente los tres primeros días.

Me sentía continuamente hinchada y con dolores y calambres intestinales, a cualquier hora del día.

Como puedo comer huevos, decido aumentar su consumo y, por facilidad, el de lácteos, en mi afán por no estar quedándome corta con las proteínas (al tener que prescindir de legumbres y semillas, por ejemplo).

A pesar de los dolores y las molestias iniciales, de momento la dieta me deja bastante satisfecha. Además, como normalmente llevo una dieta más bien baja en hidratos, me siento muy feliz de incorporar los hidratos de nuevo en mi vida. Sin embargo, el miércoles me quedo con bastante hambre y el jueves me levanto con un dolor de barriga increíble desde temprano. A primera hora de la mañana necesito ir al baño con urgencia. Por suerte, me alivio después de esto y me quedo el resto del día con una sensación rara en la barriga. Lo interesante es que parece que fue el día de transición, ya que el viernes es el primer día que no tengo molestias intestinales, aunque a primera hora necesito volver al baño con urgencia.

A nivel global, durante esta primera semana me siento cansada en general, aún habiendo aumentado la cantidad de hidratos que consumo (quizá también se deba un poco a eso), aunque también me siento extrañamente más tranquila, más sosegada.

En mi cuerpo noto menos inflamación, especialmente en el pecho. Veremos a final de mes cómo varían (o no) las medidas.

Como curiosidades de la semana, el sábado por la mañana me apetece muchísimo un zumo de naranja. Ese finde decido tomar un suplemento de vitamina C y B porque me siento cansada y resfriada, y porque creo que mi cuerpo me manda señales como la del zumo. También comienzo la suplementación con omega3.

Respecto a ejercicio, os comparto el informe de mi FITBIT (es el aparatito que utilizo para contar los pasos, medir la frecuencia cardíaca, controlar la calidad del sueño y contar las calorías que quemo a lo largo del día. Es muy chuli, la verdad es que estoy contentísima con él, ya os iré contando más cositas en otros posts).

reporte-semana-1-veg-fitbit

Como veis, me mantuve bastante activa durante toda la semana. Todos los días he caminado o hecho algo de ejercicio. El lunes no llegué a los 10.000 pasos, cogí la bici por la mañana para ir al trabajo y ¡eso me hizo perder mi objetivo de pasos diarios! Y el domingo me encontraba un poco resfriada y decidí montar en bici también un ratito, en vez de caminar 🙂

listado-actividades-semana-1-veg-fitbit

Aún así, el gasto calórico total de la semana fue de aproximadamente 15.000 kcal, lo que supone un gasto medio diario en torno a las 2.100 kcal.

Como veis, en todo momento me mantengo por debajo de mis necesidades, ya que mi consumo medio diario es de alrededor de 1.650 kcal, creando un déficit energético de 450 kcal al día, lo que a priori, ¡supondría una pérdida de peso y grasa!

gasto-calorico-semana-1-veg

Os comparto algunos platos de la semana, a ver qué os parecen y os espero la semana que viene, a ver qué tal nos va en la semana 2.

semana-1-veg semana-1-veg-3

semana-1-veg-2Como siempre, si te ha gustado el artículo déjame un comentario ahí abajo o compártelo en tus redes sociales. A mí me ayuda un montón, y oye, es gratis 😉

Si tú también has hecho un experimento de este tipo, cuéntame, ¿qué fue lo más difícil? ¿Conseguiste tu objetivo? También me interesan mucho los comentarios de los vegetarianos. He estudiado mucho antes de hacer el experimento pero siempre vienen bien más consejitos prácticos.

¡Hasta la próxima!

[sgmb id=”1″]