platano

Sin gluten, sin lácteos, sin azúcar añadido... ¡Totalmente paleo!: Pan de plátano

¿Qué hacer cuando miras el frutero y encuentras 3 plátanos poniéndose maduros (bueno, más bien poniéndose negros, las cosas como son… )? Pues hija, es obvio, ¿no? -me digo a mí misma- ¡Un buen pan de plátano, ahora que se acerca el finde!

Sin embargo, esta semana lanzaba un reto en Factoría de Salud que no me lo iba a poner fácil: si recuerdas (y si no lo viste, corre a echarle un vistazo), en el vídeo en directo junto a @solnoblia hablábamos del azúcar y del impacto que tiene sobre nuestra salud. Además, se me ocurrió (¡maldita la hora! ) lanzar el reto #factoriasinazucar, donde te animaba (y me incluía, retando también a Sol) a reducir tu consumo de azúcar durante las próximas semanas.

Pues bien, hoy te traigo otra idea más para que te convenzas de que se puede vivir sin azúcar y que el resultado, aunque te cueste creerlo, ¡es espectacular!

Si te animas y lo pruebas (cosa que me encantaría), verás que es más que suficiente con el propio azúcar que ya aportan los ingredientes (en este caso, plátanos y canela). Y que una vez te acostumbras a no tomar azúcar (o a no incluirlo), ¡ni falta que hace! El propio dulzor de las frutas y otros alimentos es suficiente y resulta bastante agradable. No necesitamos sobreexcitar nuestro paladar empalagándonos de azúcar y camuflando el verdadero sabor de los alimentos.

Lleva un tiempo, no te lo voy a negar y, en algunos casos (depende de tu grado de dependencia) se hace duro.

Pero una vez que consigues desengancharte del azúcar, ¡el mundo se vuelve un lugar distinto!

Aprendes a valorar y apreciar mucho mejor los sabores naturales, a disfrutar mucho más de la comida y a controlar la ansiedad y los atracones por el sabor dulce.

Así que, ¡no esperes más y ponte manos a la obra! Si te animas a participar en el reto, simplemente postea tu foto en el muro de Factoría de Salud o en mi perfil de Instagram, con la etiqueta #factoriasinazucar, nombrándonos a mi o a @solnoblia (Sol me acompaña en los vídeos en directo, conversando conmigo sobre las formas que tenemos de nutrirnos, tanto en lo físico como en lo espiritual. La verás a menudo en Factoría de Salud junto a mí, ya que colaboramos juntas también en el proyecto El Ombligo. Te contaré más prontito, ¡estate atenta!) y enseñándonos cómo reduces o eliminas el azúcar en tu vida. Tienes hasta el 31 de marzo para participar. ¡La foto ganadora se lleva una consulta online exprés de 30 minutos totalmente gratis! Corre, ¡quiero ver tus fotos!

Y ahora, sin más dilación, vamos con la receta. ¡Me muero de ganas de verla por ahí rodando, a ver cuántas la preparamos!

Pan de plátano
Prep Time
5 min
Cook Time
35 min
Reposo
5 min
Total Time
40 min
 

Pan de plátano sin azúcar añadido, ¡solo el dulzor que aportan los plátanos maduros y la canela! Además no lleva lácteos, ni contiene gluten. ¡Dulce nutritivo, proteíco, saludable y paleo!

Course: Breakfast, Desayuno, dulce, merienda, Snack
Cuisine: Casera, Dairy free, Fitness, Gluten free, Paleo, Saludable, Sin azúcar añadido, Sin gluten
Servings: 12 rebanadas
Calories: 122 kcal
Ingredients
  • 3 plátanos maduros medianos
  • 3 huevos medianos ecológicos o camperos
  • 2 cdas aceite de coco virgen extra líquido, caliéntalo antes si está sólido
  • 100 g almendras molidas
  • 4 cditas harina de coco ecológica
  • 1 cdita canela en polvo
  • 1/2 cdita extracto de vainilla puro sin azúcar
  • 1/2 cdita polvo de hornear opcional
Instructions
  1. Precalienta el horno a 180º mientras preparas la masa.

  2. Engrasa con un poquito de aceite de coco un molde apto para hornear. Yo utilizo uno de silicona para hornear hogazas de entre 500-800g.

  3. A continuación, colocas todos los ingredientes en el vaso de la batidora y bates bien, hasta obtener una masa bien homogénea.

  4. Viertes la mezcla en el molde y horneas en la bandeja media del horno a 175-180ºC hasta que dore y, al introducir un palito o una aguja, ésta salga limpia.

  5. Saca del horno, deja enfriar unos minutos sobre una rejilla metálica y, ¡disfruta!

Recipe Notes

Como ves, es una receta bastante sencilla, rápida de preparar y ¡muy saludable a la par que rica!

Con esas medidas me salen 12 rebanadas de unos 50 gramos cada una. A continuación, te incluyo el valor nutricional por rebanada, para que acabes de convencerte y corras a prepararlo.

Por rebanada (unos 50 g cada una):

  • 121,5 kcal
  • 8,7 g de hidratos de carbono, de los cuales
    • 4,1 g de azúcares simples
  • 1,8 g de fibra
  • 8,3 g de grasas
  • 4 g de proteínas
  • 37 mg de sodio

¡Una rebanada no llega ni a 1 terrón de azúcar! ¡Viva la naturaleza y lo sabia que es! Ya sabes, pon una fruta en tu vida y olvídate de añadir azúcar.

¡Espero que te guste! ¡Que aproveches!

carbohidratos 4

¡Se acaba!: Dieta baja en carbohidratos

Pues sí, ponemos fin al mes de dieta baja en carbohidratos esta semana. ¿Que cómo ha ido? Pues vamos a ver ahora mismo.

De nuevo, la semana no empieza con buen pie. Tengo muchísima alergia el lunes y me siento súper mal por la inminente llegada de mi menstruación (ya te conté la semana pasada lo mal que suelo sentirme la semana previa). Estoy experimentando síntomas muy molestos esta vez, como una hinchazón anormal en las mamas (y una sensibilidad extrema), y mucho, mucho cansancio, además de dolor de cadera. Estoy segura de que mis niveles de estrógenos no andan muy bien…

¡La buena noticia es que el dolor de cuello ha remitido! ¡¡Yupi!! Estoy yendo a un quiropráctico que la verdad, me ha devuelto la movilidad articular en el cuello y, ¡vaya regalo! ¡El hecho de poder mover y rotar el cuello en todas direcciones parece casi mágico! ¡Hacía muuuuuuucho tiempo que no me sentía así de bien!

Por lo demás, sigo con mucho cansancio. Me cuesta muchísimo todo. Creo que definitivamente, estoy totalmente quemada. Sí, el estrés tan continuado de estos últimos tiempos ha hecho que mis glándulas adrenales y mi sistema nervioso estén totalmente agotados. Es tiempo de cuidarme y reponerme. Y ahora es el mejor momento.

¿Por qué? Pues porque ya no trabajo en la academia. Las cosas no iban bien para los departamentos de lenguas y han decidido ir cerrándolos. Y mira, a mi me hace bien. Ha sido un año muy duro de trabajo, de estrés, de horas de más, de agotamiento físico y mental… Así que ahora es tiempo de pasar página y querer dedicarme a mi misma. A restaurar todo el año que el estrés ha generado y a quererme y cuidarme, para volver a empezar.

Todo este estrés e inestabilidad, y el hecho de saber que la semana que viene toca dieta nueva me tiene un poco descolocada y algo ansiosa.

Aunque a pesar de todo, ha sido una semana de portarme bien comiendo y seguir más o menos los principios que había establecido al empezar. Excepto el domingo, que necesito algo de hidratos, algo dulce… Y antes de caer en la tentación me pongo manos a la obra y hago unas magdalenitas fit riquísimas!! Echa un vistazo a las fotos, un poquito más abajo y en la cabecera del post.

Aquí te dejo también el cuadro resumen de la ingesta de la semana:

carbohidratos 4

Ahora que empiezo a controlar la dieta y acostumbrarme a no necesitar tantos hidratos, ¡se acaba el mes!

Pero bueno… Aunque a nivel físico no es que me sienta especialmente mejor, no se me ha hecho tan pesada, después de todo. Es más a nivel de coco que otra cosa, porque me he sentido satisfecha la mayor parte del tiempo (de hecho, me he sentido satisfecha de más, con poca comida me sentía llena. No quería comer nada más).

carbohidratos 4 carbohidratos 4

En cuanto a movimiento esta semana, mira el cuadro y la gráfica:

carbohidratos 4

carbohidratos 4

¡Qué casualidad que son las mismas calorías, pisos escalados y km que la semana anterior! ¡Prometo que no lo he hecho a posta!

Esto denota que, al menos el ejercicio, lo he mantenido igual. Es decir, ¡continúo moviéndome!

En cuanto a manejo del estrés, sigo con mis técnicas de relajación y meditación. Cumpliendo mi mini-reto diario de al menos 5 minutos de respiración-meditación diaria.

¿Te apuntas? ¡Así podemos darnos apoyo mutuo! Simplemente hazme un comentario debajo y seguimos en esto junt@s 🙂

Y mucho caminar, tomar el sol y reconectar con la naturaleza, que es algo que tenemos muy olvidado y deberíamos hacer todos siempre que tengamos ocasión.

¡Por mi parte nada más por hoy! La semana que viene analizamos esta dieta, hablaremos de las conclusiones finales, veremos si he bajado mi porcentaje de grasa y peso y daremos algunas consejitos a la hora de probar este tipo de dieta!

¡Espero que te haya gustado el segundo mes del reto! Como siempre, puedes compartir si te parece interesante o escribirme un comentario ahí abajo, contándome tu experiencia 🙂

¡Nos leemos pronto! ¡Feliz semana!

 

lowwcarb semana 1

Arrancamos segundo mes del reto: Dieta baja en carbohidratos. Semana 1

Acabado el mes de vegetarianismo, vamos a la carga con el que va a ser el más complicado de los tres, ya lo adelanto: cuatro semanas de dieta baja en carbohidratos o lowcarb.

¿Por qué se caracteriza esta dieta? Pues esta vez te lo pongo fácil. Es una dieta en la que restringen los hidratos de carbono (azúcares y almidones, como el pan, la pasta, las patatas, la fruta y otros alimentos azucarados) por debajo de las supuestas necesidades de hidratos de carbono recomendadas. Puedes comer las cantidades que quieras de los siguientes alimentos: carnes, pescados, huevos y vísceras, grasas naturales y verduras. Y al decir “cuanto quieras” significa sin tener que contar calorías.

Así que, a priori, es una dieta para mi, que odio contar calorías y me encantan las verduras. Vamos a ver si hay algo más.

Por supuesto los alimentos han de ser alimentos frescos, alimentos de verdad. No se permite (o al menos yo no lo permito) incluir pseudo-alimentos, alimentos procesados, productos especiales ni nada parecido. Solo alimentos de verdad, orgánicos la mayor parte del tiempo.

Además, dentro de esta dieta se distinguen diferentes grados, en función de la restricción que se haga:

  • Dieta baja en carbohidratos estricta (a veces también llamada dieta cetogénica cuando la cantidad de proteína se modera igualmente). En esta, el aporte diario de hidratos de carbono netos (deduciendo la fibra) no supera los 20g.
  • Dieta baja en carbohidratos moderada. Se pueden consumir en torno a 20-50 g de carbohidratos netos al día.
  • Dieta baja en carbohidratos liberal. Se pueden consumir hasta 100 g de hidratos de carbono al día. Esto supone aproximadamente un 10-20% del valor calórico total en una dieta de 2000 kcal.

En mi caso, intentaré no pasarme de los 50 g de carbohidratos al día. Todo un reto después de la dieta vegetariana. A ver qué tal se da.

Si recuerdas del mes anterior, no es que rebosara salud precisamente. Acabé el mes resfriada, con dolor de cuello, con molestias del intestino irritable, cansada… Además del estrés y el malestar emocional de la carga de trabajo. Así que la entrada en esta dieta desde luego no va a ser triunfal.

Y no lo ha sido. No te engaño. Empiezo con ganas la primera semana pero sigo con esa sensación de cansancio continuo, especialmente por la mañana. Tengo mucho más sueño en general pero me cuesta más dormirme, de hecho empiezo a experimentar algunos días de bastante insomnio.

Y es que en el trabajo no se respiran precisamente buenos aires. La situación está tensa y me siento muy estresada. Tanto que empieza a afectarme al sueño.

La noche del martes es horrible. Ceno ternera con verduras y no sé si tendá alguna relación, pero el insomnio es insoportable. Me quedo toda la noche en vela.

Antes de continuar, déjame que especifique que toda la carne que voy a comer va a ser u orgánica o de animales criados en libertad (al igual que los huevos). Respecto a las verduras, compraré orgánicas siempre que pueda. Y con relación al pescado, está complicado en Irlanda (sí, como lo lees) comer buen pescado, así que haré lo que pueda…

La valoración de la semana es compleja. Tengo muy poca hambre (normal en una dieta de este tipo. Las grasas y las proteínas sacian y hacen que no apetezca nada comer de nuevo) y, sin embargo, especialmente por la mañana tengo muchísimo antojo de dulce. ¡¡¡Azúcar!!! ¡¡¡Ven a mi!!!

Me siento súper cansada y muy estresada, y eso tampoco ayuda. Trato de hacer ejercicio y mantenerme lo más activa posible. Sin embargo, me siento muy cansada y que no puedo dar el 100%. Mira los registros de actividad de la semana 1.

El martes es el día del insomnio. Estaba muerta, no podía ni caminar, vamos. Día duro.

Respecto a la comida, aquí te dejo la tabla:

Aunque he tratado en todo momento de no pasarme de los 50 g diarios de carbohidratos, como ves es bastante complicado. Saco además dos conclusiones de mi primera semana: el consumo de fibra es bajo y es muy difícil restringir los hidratos de carbono y no pasarme de los 50g.

Respecto a las calorías, la verdad es que no le hago mucho caso, aunque me mantengo cercana a las calorías calculadas al principio del experimento (1.620 kcal al día, que habíamos estimado para buscar una pérdida progresiva de peso).

De momento, me siento rara. Cansada, con antojos de azúcar y dulce y con sensación de que estoy llena todo el día.

¿Serán síntomas comunes de este tipo de dieta? Tendrás que seguir la saga para saberlo. ¡Te espero en la próxima entrega! Antes, como siempre, algunos de los platos que preparé esta semana.

Como ves, abundan las verduras y proteínas. En cuanto a los quesos, verás queso de cabra (tipo rulo) y queso muy curado. Algunos platos tienen muy buena pinta, como las tortitas de semillas del desayuno. Otros son más bien de andar por casa, pero en esencia no es una dieta complicada.

lowcarb collage 1 lowcarb collage 2

Como siempre, si te ha gustado el artículo aquí abajo puedes compartirlo en tus redes sociales. Si me quieres dejar un comentario, estaré encantada de leerte también! 🙂

¡Hasta la próxima!

 

 

¡Pues no está siendo tan difícil! ¡Medio mes está listo ya!: Vegetarianismo. Semana 3

Yupiiiii!!! ¡Empezamos genial la semana! Ya no me cuesta tanto pensar qué voy a comer o cómo combinarlo y ha remitido también la sensación de hambre continua (notaba últimamente que necesitaba hacer más comidas, algún que otro snack porque me volvía a entrar hambre a las pocas horas de comer).

Sin embargo, las molestias digestivas no remiten. Sigo con bastante sensación de pesadez y gases, aunque son menos dolorosos. Menos mal. Ahora es más una molestia que dolor, al contrario que las semanas previas.

El martes sin previo aviso, empieza a dolerme mucho la espalda. Empiezo a experimentar dolores articulares también, especialmente en las manos (dedo corazón de ambas manos). Tengo los dedos súper hinchados y no puedo apenas doblarlos, fregar es un verdadero desafío, por ejemplo.

Y para rematar, el cuello y la cadera empiezan a molestar, noto algo de tirantez. Quizá me hice daño entrenando o quizá se deba a la regla (me queda poco ya). Las semanas previas son bastante molestas para mi: me duelen y tengo súper sensibles las mamas, me entra muchísimo sueño y cansancio en general y suelo tener migrañas (¡bendito síndrome premenstrual! -léase con ironía, por favor-).

A partir del jueves estoy desatentada, tengo muchísima hambre y aumenta mi consumo calórico, especialmente de hidratos de carbono (ahora incluyo el cuadro resumen). También bebo alcohol (desde el miércoles bebo algo de cerveza, no mucha cantidad, pero un botellín pequeño cae casi a diario) y me siento muy nerviosa durante toda la semana. ¡Mucho estrés en el trabajo y muchas cosas que querer hacer!

El domingo ya es lo peor, me levanto fatal, con las manos súper hinchadas, mucho sueño y dolor de cuerpo /garganta. ¿Sobreviviré?

Respecto a las comidas, sigo respetando mi trato de un cuadradito de chocolate negro 85% después de cenar si he entrenado, y sigo suplementándome con omega-3.

Como veis en los gráficos, esta semana ha sido un poco loca para entrenar. He estado a tope de trabajo y no me sentía demasiado bien para entrenar, especialmente el miércoles, que solo monté en bici para ir y venir del trabajo.

Lunes y jueves salí a correr y el resto de días simplemente caminé todo lo que pude.

reporte-semana-3-veg-fitbit

listado-actividades-semana-3-veg-fitbit

Respecto a la ingesta calórica, mira qué curioso el efecto del estrés y las hormonas durante la fase lútea (antes de la regla): aumenta y mucho el consumo calórico y, especialmente, de hidratos de carbono. Si eres chica, seguramente también te pase que en los días previos a la regla te apetecen más hidratos de carbono, más cosas dulces, más pan, más patatas, más cereales…

Si no lo has hecho nunca, te animo a que hagas un registro de tu ingesta durante un mes y veas cómo varía en las distintas fases del ciclo. Aprenderás un montón sobre tu cuerpo y sobre ti misma (en otro artículo hablaré de esto, que es un tema que me súper encanta. Déjame un comentario por ahí abajo si a ti también).

El domingo estuve reventada y me sentía súper mal, no comí apenas y olvidé cargar los datos a la aplicación… 🙁 Lo siento…

gasto-calorico-semana-3-veg

Y ahora los platos, esta semana hay algunas combinaciones exquisitas. Echa un vistazo a la pinta de la ensalada de calabaza, aguacate, queso feta y semillas de calabaza; o a los espaguetis de calabacín con queso curado y aguacate…

collage-2collage-1

Como siempre, si te ha gustado el artículo estaré encantada de leer tu comentario ahí abajito 🙂 Y si lo quieres compartir, ¡adelante! ¡Muchas gracias por tu apoyo!

Nos leemos la semana que viene en la última semana de vegetarianismo, a ver qué tal acaba el primer mes.

¡Que pases un feliz lunes!

[sgmb id=”1″]

 

¿Cómo habrá ido la segunda semana?: Vegetarianismo. Semana 2

Parece que lo aparentemente bueno de la semana pasada, ya pasó… Seguimos con la segunda semana de vegetarianismo y me levanto fatal el lunes, muy mareada y con la sensación de estar volando.

Además, ¡tengo mucho sueño! Y se mantiene esta sensación a lo largo de toda la semana.

Sigo con malestar estomacal. De hecho, el martes me sienta mal la comida (crema de verduras) y empiezo con otra racha de dolores de barriga y gases impresionante.

El miércoles es el peor día. Me levanto con diarreas y un dolor muy intenso en la parte baja del abdomen. Sigo con muchos gases y calambres el resto de la semana, aunque parece que el viernes y el sábado mejora un poco al meter más cereales (sobre todo en la forma de pan pita), tubérculos (especialmente nabo, zanahoria y batata) y más proteína animal, especialmente huevos. Me empiezo a sentir mejor.

No puedo engañaros y deciros que estén siendo los mejores días de mi vida… Pero supongo que no todo es la comida, claro. También cuenta el estrés, el cansancio acumulado, el ejercicio… Sin embargo, estoy intentando mantener todas las variables más o menos estables (en la medida de mis posibilidades), para tratar de aislar lo máximo posible el efecto directo de la alimentación.

¿Cómo me sentiré el lunes? ¿Será esto simplemente una reacción normal del cuerpo ante un cambio de alimentación radical?

¡No me abandones y mantente atent@ a la siguiente entrega! Antes, deja que te comparta el resumen de actividad de la semana y las gráficas de movimiento.

Actividad semana 2 vegetarianismo

Lista actividades semana 2 vegetarianismo

Como podéis comprobar, a pesar del malestar ¡he cumplido con mis objetivos! He caminado bastante durante toda la semana y me he mantenido lo más activa posible. De hecho, supero en pasos y kilómetros a la semana anterior (¡¡toma!!).

El gasto calórico total de la semana también es muy parecido la primera semana,  alrededor de 15.000 kcal, lo que supone un gasto medio diario en torno a las 2.100 kcal.

Veremos cómo se entiende esto a final de mes respecto al mantenimiento del peso.  También creo importante comentar estoy en plena fase lútea (en el ciclo menstrual, la fase de antes de la regla) y esas dos semanas previas para mí son un poco locas (aumenta mucho mi apetito y las ganas por comer cosas dulces), es más, como veis en la tablita que os pongo a continuación, la mayoría de días comí por encima de mis calorías de mantenimiento –revisa el artículo 1 si quieres saber cuáles eran-, y aún así, seguía sintiéndome cansada y con malestar.

Gasto calórico semana 2 vegetarianismo

A lo largo del reto os iré hablando un poquito más de todas estas cosas que a veces nos parecen un poco surreales o que las exageramos, y que hoy sabemos que son totalmente reales y que no solo nos pasa a nosotras (nos pasa a la gran mayoría).

Los ciclos menstruales afectan nuestra regulación energética y nuestra sensación de apetito. Es normal que antes de la regla comamos más y nos apetezcan más determinados alimentos, y cerca de la ovulación la ingesta sea menor.

Es más, lo iremos comprobando a través de mis registros (que por supuesto están en bruto, ¡tal y como van saliendo! En ningún momento he controlado la cantidad de comida o las calorías diarias de mi dieta, simplemente he restringido ciertos tipos de alimentos en función de la dieta que tocara). Creo que esta aclaración es importante, sobre todo a la hora de poner de manifiesto cosas tan importantes como comprobar in situ cómo se altera la ingesta de alimentos -y la elección de los mismos- en función de la fase del ciclo menstrual en que me encuentre. ¡Al menos a mi esto me parece apasionante! ¿Tú qué piensas?

Acabo ya el post de hoy compartiendo algunos de los platos de la semana. Esta semana ha sido un poco loca en cuanto a organización de comidas: hemos tenido mucho movimiento y mucha comida fuera de casa (visitas e imprevistos). Por suerte, es bastante sencillo comer vegetariano -y vegano- en la calle en Dublín. Aquí te dejo algunas opciones de desayunos, almuerzos y cenas callejeras. Dime qué te parecen.

Platos semana 2 vegetarianismo Platos semana 2 vegetarianismo

¡Y se acabó la semana 2! Si te ha gustado el artículo, siéntete con plena libertad para compartirlo con tus amigos y dejarme un comentario ahí abajo. ¡Estaré encantadísima de leerte! 🙂

¡Hasta la semana que viene!

[sgmb id=”1″]

 

Tres meses de dietas

¡Hola a todos!

¿Sabéis que he empezado ya el RETO que me propuse? ¿Ese que os conté en Facebook? Os recuerdo brevemente: en un período de 3 meses iba a probar los efectos que tendrían sobre mi cuerpo tres dietas de moda, la dieta paleo, la lowcarb y la vegetariana.

Con la excusa de que tengo unas cuantas bodas este verano y quería perfilar un poco más este cuerpo serrano, me he puesto manos a la obra: quedan 3 meses para la primera boda, así que no hay tiempo que perder… Además, ¡nunca he probado estas dietas de forma estricta! Y ¿qué mejor forma de aprender un poco más de mí misma que experimentando durante 4 semanas cada una?

13899743605_e17758b8db_o

Por supuesto, antes de empezar este reto, quiero recalcar que mi objetivo es ver cómo responde mi cuerpo a diferentes formas de alimentarme. Cada persona es un mundo y cada situación es diferente. No te aconsejo que te embarques en lo mismo si no cuentas con las herramientas para ello ni sabes cómo diseñar tu dieta, siempre acude a un profesional de la nutrición si estás pensando en variar drásticamente tu forma de alimentarte.

Aclarado esto, voy a analizar el impacto de estas 3 dietas en mi organismo:

  • Durante el primer mes probaré una dieta ovolactovegetariana (según cómo me sienta, no descarto probar una dieta vegetariana estricta o vegana en breve).
  • A lo largo del segundo mes me decanto por una dieta ligeramente lowcarb (alrededor de un 25-30% de CH máximo), aumentando un poco los hidratos de carbono en función de los entrenamientos.
  • En el último mes la escogida será una dieta paleo (sin legumbres, cereales ni lácteos). Probablemente la acompañe con algún ayuno a la semana (ya sea total o intermitente).

En cuanto a los requisitos, hay varios:

  • Al menos 3-4 días de entrenamiento a la semana (alternando entrenamiento cardiovascular y entrenamientos funcionales, calistenia y HIIT. Algún que otro día también haré yoga). Por supuesto, el mínimo de los
    10.000 pasos al día habrá que rebasarlo. ¡Viva mi FitBit!
  • Los días de entrenamiento puedo comer un cuadradito de chocolate negro, (mínimo 85%)  después de cenar.
  • En la dieta vegetariana me suplemento con cápsulas de omega-3.
  • Voy a utilizar lácteos enteros, de preferencia ecológicos. Los curados, muy curados.
  • Se permiten los batidos de proteína de suero (salvo en la dieta paleo).
  • Utilizo también algunos suplementos /otros alimentos que desde hace tiempo siento que me vienen bien: maca, wheatgrass, semillas de chía molidas, jengibre y cúrcuma en raíz, té matcha, cacao puro, estevia, complejo vitamina B y C, suplemento de magnesio.
  • Trataré de hacer al menos 2 ayunos completos de 24 horas y 4 ayunos intermitentes. Y ya hablaremos más adelante de ellos, que estoy leyendo muchas cositas interesantes con relación al ayuno y la situación hormonal de la mujer.

Datos de partida:

COMPOSICIÓN CORPORAL MEDIDAS
ETAPA % grasa Peso (kg) Masa magra (kg) Cintura (cm) Cadera (cm) Bíceps (cm) Muslo (cm)
Dcho. Izdo. Dcho. Izdo.
Inicio 18,30 52 42,48 68,3 96 26 26 55,9 55,4

El cálculo de mis necesidades energéticas es el siguiente (en función de mi edad, sexo, nivel actividad física y biotipo). Aplico una reducción del 15% de calorías de mantenimiento para quedarme ligeramente por debajo de mis necesidades y buscar la pérdida de grasa (y peso):

FASE Kcal P (g) CH (g) G (g) P (%) CH (%) G (%)
Mantenimiento 1905 104 182 85 22 38 40
Definición 1619 114 156 60 28 39 33

Hay que indicar también mis antecedentes clínicos. Padezco síndrome de intestino irritable y desequilibrios con mis hormonas sexuales (estrógenos altos). Cuando me estreso un poquito más de la cuenta, mi cuerpo parece una coctelera hormonal y las hormonas del estrés (especialmente el cortisol), me juegan malas pasadas (facilidad para acumular grasa e imposibilidad de perder peso, desequilibrios menstruales, insomnio, etc.). Por tanto, voy a tratar de estar lo más tranquila posible durante estos 3 meses, tratando de utilizar técnicas de control y manejo del estrés, como yoga o meditación (me gusta más guiada, al final os dejo algún que otro link) para tratar de estar lo más serena posible y que los cambios físicos sean lo más objetivos y perceptibles posibles (dentro por supuesto de los matices de la situación).

Lo más bonito de esto es que aprenderemos que cada persona es un mundo y que, como vamos a ir viendo, al final no solo importan las calorías, es un todo. Ninguno de nosotros somos iguales, por tanto, cada uno de los que me leéis respondería de una forma totalmente distinta a un experimento como este, porque al final cada persona, biotipo, metabolismo, situación y circunstancias son diferentes. ¡Me encanta!

Perfecto, determinados entonces los requisitos previos y aclarados los valores de partida, vamos allá 😉

Muy prontito, primera semana de vegetarianismo. ¡No te lo pierdas!

Fresh salad banners

Si te ha gustado el artículo, déjame un comentario ahí abajo o ¡compártelo con tus amigos! ¡No te costará nada y a mi me ayudas un montón! ¡GRACIAS!

Te dejo aquí algunas cositas interesantes:

  • Darebee.com: es una web gratuita con muchísima información de fitness, incluidos planes de entrenamientos, retos, y mucha información práctica, muy objetiva y bien diseñada. ¡A mi me encanta! Aunque entreno con Mammoth Hunters (echa un vistazo al banner que tengo en la izquierda, si quieres saber más), utilizo esta página cuando me apetece hacer un entrenamiento diferente o para seguir mi reto de meditación. Échale un vistazo al reto, además, en la sección de FITNESS, hay una guía para introducirte  la meditación muy interesante. Lo único malo es que está en inglés.
  • Meditar y ser feliz: con estos consejitos puedes empezar a meditar desde ya. Si quieres, reservamos un post para comentar las ventajas de la meditación y por qué empecé a meditar 😉 ¡Déjame tu comentario si esto te interesa!
  • Si sabéis inglés, también os recomiendo la website de Ruby Wax, donde puedes aprender mucho más sobre mindfullness  y la necesidad de hacer un parón, en esta sociedad que nos ha tocado.

[sgmb id=”1″]